[ #ReFi50 Fantasy ]

0 Posted by - November 6, 2014 - Tracks

From Old French fantasie (“fantasy”), from Latin phantasia (“imagination”), from Ancient Greek φαντασία (phantasía, “apparition”), from φαντάζω (phantázō, “to show at the eye or the mind”), from φαίνω (phaínō, “to show in light”), from the same root as ϕῶς (ϕôs, “light”).

*

Tzvetan Todorov, Introducción a la literatura fantástica: “En un mundo que es el nuestro, el que conocemos, sin diablos, sílfides, ni vampiros se produce un acontecimiento imposible de explicar por las leyes de ese mismo mundo familiar. El que percibe el acontecimiento debe optar por una de las dos soluciones posibles: o bien se trata de una ilusión de los sentidos, de un producto de la imaginación, y las leyes del mundo siguen siendo lo que son, o bien el acontecimiento se produjo realmente, es parte integrante de la realidad, y entonces esta realidad está regida por leyes que desconocemos. O bien el diablo es una ilusión, un ser imaginario, o bien existe realmente, como los demás seres, con la diferencia de que rara vez se lo encuentra.

Lo fantástico ocupa el tiempo de esta incertidumbre. En cuanto se elige una de las dos respuestas, se deja el terreno de lo fantástico para entrar en un género vecino: lo extraño o lo maravilloso. Lo fantástico es la vacilación experimentada por un ser que no conoce más que las leyes naturales, frente a un acontecimiento aparentemente sobrenatural.”

*

Carlos Castilla del Pino, El delirio un error necesario: “La fantasía emerge como una construcción mental de una realidad de naturaleza distinta al exterior. La fantasía es una forma totalizada, esto es, estructurada en forma situación, pero interiorizada, en la medida en que es un calco infiel de la realidad externa (deseada y no lograda). Si no hubiera realidad externa, o si en ésta logramos siempre deseado, la fantasía no tendría razón de ser. Por eso, la fantasía es fantasía sobre la realidad, la misma que nos deparó frustración, la que hizo imposible la realización del deseo. Por eso, también, se opone realidad real (externa) a realidad virtual (fantaseada). Realidad versus fantasía; realidad empírica versus realidad virtual. La fantasía (como los sueños, un fantasear dormidos) decía Freud, es una realización ilusoría-alucinatoria del deseo. Cuando poseemos realmente el objeto deseado dejamos de fantasear con él. En la fantasía, se dice, posemos el objeto, porque la fantasía es un omnipotente…

Es imprescindible distinguir entre fantasía e imaginación, vocablos que a veces pasan por sinónimos. Mientras en la fantasía el sujeto se repliega sobre sí mismo hasta el punto de que su realidad virtual suplanta la realidad real, renunciando a toda acción, en la imaginación el sujeto se representa mentalmente actuando en la realidad de forma que se prepara para intervenir en ella de la manera más eficaz para el logro de sus deseos. La imaginación, en suma, es un proyecto orientado hacia la realidad. La imaginación es el laboratorio en el que el sujeto ensaya su actuación en la realidad por venir.

(…) Un rasgo interesante a este respecto es el carácter coherente/incoherente de ambos discursos. Mientras el de la imaginación, con un pie la realidad, es un discurso que tiende a la coherencia (la realidad sigue “mandando”), el de la fantasía, libre esos “fijadores” de coherencia que la propia realidad impone, tiende a la incoherencia, a la difuminación de los temas, al paso libérrimo de uno otro sin solución de continuidad.”

No comments

Leave a reply